Florida Valle del Cauca está lleno de lugares mágicos en los que aprenderás a descubrir en el poder de la naturaleza una herramienta única de sanación.

Les hablo de un municipio ubicado al sur del departamento del Valle del Cauca (límite con el Cauca) en la región pacífica colombiana.

Estar allí entre sus pequeñas calles, conociendo su gente y adentrándome en sus montañas de tradición indígena, fue una experiencia que le puso «freno de mano» al ritmo frenético de mi vida en la ciudad. Un stop que necesitaba para llenarme del poder de la naturaleza, encontrar una luz de paz en mi interior y actuar en pro de mis deseos más profundos.

La idea del viaje empezó cuando en medio de la rutina citadina, se apareció ante mis ojos la propuesta de pasar un tiempo entre el pueblo de Florida, Valle del Cauca y sus veredas en las montañas cercanas.

En ese momento estaba en un trabajo de oficina que me daba para vivir pero no para ser feliz. Así que decidí aceptar la propuesta y armarme un plan en el que pudiera aprovechar el tiempo allí para inspirarme del contacto con la naturaleza y dedicarme a una novela que actualmente sigo escribiendo.

Florida, Valle del Cauca: Naturaleza que te desnuda

Cuando llegó el momento de partir a Florida, Valle del Cauca, varios de mis demonios interiores se encontraban a flote: inseguridad, dependencia y apego. Todo esto había influido desde hace varios meses atrás deteriorando la relación conmigo y con mis seres queridos. Así que cuando salí de Bogotá, sentía una emoción a medias, como si algo no encajara; sentía forzado el momento tanto como mis ganas de estar completamente bien.

Después de un viaje de doce horas de Bogotá a Cali, una hora más hasta el pueblo de Florida Valle del Cauca y otros cuarenta minutos de recorrido entre las montañas, llegué a la Reserva Forestal Los Robles; un santuario para el encuentro con el bosque y sus habitantes cautelosos. Allí, absorbida por la paz de la naturaleza me di cuenta del vacío latente que había en mi interior.

florida valle del cauca

Los días allí empezaron pero yo seguía metida en el computador como si fuera lo único que apreciar y pese a que estaba cumpliendo uno de mis sueños, el de irme al campo a escribir, no me sentía bien, la infelicidad seguía palpitante dentro de mi.

Naturaleza divina que te absorbe

Una de las cosas que más me costó cuando llegué a Florida, Valle del Cauca y más aún a la Reserva Forestal Los Robles, fue precisamente hallarme dentro de la paz perpetua de la naturaleza.

Los Robles, es una reserva ubicada en la vereda Los Negros, a 40 minutos desde Florida, Valle del Cauca, saliendo por la vía a La Diana. Para llegar allí, debes hacerlo en moto o en un carro de tracción debido a las dificultades del terreno montañoso.

florida valle del cauca

En el pueblo te puedes encontrar con los 20° o 30° centígrados, pero en Los Robles, por estar en la montaña, la temperatura baja a los 17° o 15° centígrados. Así que además de ser un santuario natural rodeado de robles y un centenar de especies arbóreas, también hallarás días sumidos en la niebla inmensa de las montañas. Sentir ese frío en los pulmones es tan oxigenante como sanador.

Encuentro con la paz de mi ser natural

En muchos momentos mientras estaba allí, me sentía fuera de sí y hasta que me di la oportunidad de abrir los ojos para ver el enorme regalo natural que me estaba dando la vida, comprendí que todas las respuestas para mis tristezas estaban allí, en la paz que me brindaba el momento presente y que no me había atrevido a tomar.

Cuando el internet empezó a ser cada vez más escaso supe que no debía resistirme y que si la vida me estaba empujando a la desconexión era porque lo necesitaba. Por eso, empecé a tomar toda la inspiración de la naturaleza para entregarme a escribir y meditar como una terapia.

Florida, Valle del Cauca: El poder de la naturaleza

Fue así como empecé a sanar con el poder que la naturaleza le brindaba a mi terapia de escritura y meditación. Me entregué entonces a disfrutar del paisaje pintado por valles, montañas, niebla, árboles y fauna. Sentía como si me estuvieran hablando, tomaba atenta cada uno de sus mensajes y los guardaba dentro de mí como un tesoro.

Avistamiento de aves

El avistamiento de aves que se presenta en la Reserva Forestal Los Robles, es sin duda uno de los regalos que más aprecié de este lugar. Cada mañana me despertaba con su canto y acudía a su llamado viéndolas volar por el jardín. El dueño del lugar tiene allí un pedestal en el que deja parte de los bananos cultivados para el consumo de estas especies.

Las aves fueron más que una compañía, fueron el canto de la montaña que alentó mi espíritu e iluminó mi corazón.

Senderismo

Otra de las cosas más hermosas de este lugar es sin duda el bosque de robles «El Robledal», una montaña llena de historia arbórea en donde se conservan especies de hace más de cien años. Este recorrido es maravilloso, pero existen otros senderos igual de espectaculares que vale mucho la pena conocer.

Meditar para iluminar

En uno de mis viajes a Cali, conocí a Romelia, un emprendimiento de una chica bogotana que promueve la meditación y el encuentro con la iluminación del ser a través de plantas mágicas. Fue ella quien me dió algunos tips más profundos a los que ya conocía, para iluminar mi interior a través de la meditación.

Y así lo hice, cuando volví a la Reserva Forestal Los Robles, empecé a practicar meditaciones todos los días acogida por el frío del amanecer. Entregarme a ello me obligó a reconocerme en el interior y encontrar algunas raíces que albergaban tristezas y fantasmas como miedo, apego e inseguridad.

Hoy puedo decir que encontré los porqué y que los sigo trabajando cada día para llegar a su sanación.

Florida, Valle del Cauca: ¡A divertirse!

florida valle del cauca

Muchas de esas tristezas no me dejaban disfrutar la diversión que embarca al pueblo de Florida, Valle del Cauca y sus alrededores. Empezando por La Galería, una plaza de frutas y verduras, donde tomarse un sancocho de gallina al desayuno es una experiencia totalmente especial.

Luego salir y encontrarse en la esquina con un puesto de pescados donde venden especies tradicionales del pacífico, pero también el auténtico viche del Valle del Cauca, un trago de caña de azúcar que enardece cualquier corazón triste.

Qué decir del río Frayle, un lugar de encuentro para disfrutar de la corriente de agua fría y refrescar un poco el calor de los días.

Saliendo del pueblo y entrando en la vereda La Diana, te puedes encontrar con Kingos Aventura Extrema, el lugar de los deportes extremos y las buenas charlas entre amigos. Allí me tiré por el canopy (les debo el video) y combatí en un juego de paintball inolvidable.

florida valle del cauca

Siguiendo por el mismo camino, verás la entrada a la montaña donde se practica parapentismo. Sin duda una experiencia para sobrevolar por esta región del Valle del Cauca y dejarse llevar por el encanto del paisaje.

Y más adentro en la montaña, está La Reserva Forestal Los Robles, un lugar para el encuentro con la naturaleza, el avistamiento de aves y el senderismo. Allí solo podrás llegar con invitación.

Sin dejar atrás el Páramo Las Tinajas, un santuario de vida natural al que según los lugareños solo se puede visitar con permiso de la guardia indígena del departamento vecino del Cauca.

Sin duda conocer y vivir este tiempo en Florida, Valle del Cauca ha sido uno de los regalos más lindos que me ha dado la vida. Hoy agradezco haberme encontrado allí con mi «yo» más profundo y depurar algunos de los sentimientos más nocivos que se encontraban escondidos en mi interior.

Agradezco además haber vivido esta experiencia tan cercana con la naturaleza y con la vida del campo, la que hoy estando en la ciudad, extraño y extrañaré para siempre.

Sigue leyendo: ¿Cómo llegar a San Bernardo del Viento?

Conoce aquí más de mis viajes: Viajes

5 comments on “Florida Valle del Cauca: Naturaleza para sanar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *